Fátima

CANONIZACIÓN PASTORCILLOS FÁTIMA

El Papa Francisco ha aprobado el decreto en el que queda reconocido el milagro de la presunta curación de un niño brasileño.Serán declarados Santos los hermanos Francisco y Jacinta Marto, los niños pastores que presenciaron las apariciones de la Virgen María en Fátima, Portugal, debido al último requerimiento que se necesita para ser beatificado por la Iglesia.

La curación del niño brasileño ha sido catalogada de «milagro» ya que los médicos no tienen explicación para su mejoría en la enfermedad y dolencias que padecía.

Los tres niños portugueses aseguraron que habían sido testigos de las apariciones de la Virgen, quien les reveló los llamados tres secretos de Fátima, que divulgó Lucía, quien falleció en 2005 y a la que también se le ha abierto un proceso de beatificación.

Esta aprobación de canonización llega con la próxima visita que realizará el Papa Francisco a Fátima para la participación en el centenario de las apariciones.

El papa llegará a Fátima en la tarde del 12 de mayo. Francisco asistirá a la procesión de las antorchas y al día siguiente será la gran celebración del centenario de las apariciones.

Es de rigor recordar la historia que ocurrió un 13 de Mayo de 1917, donde tres niños estaban pastoreando como de costumbre en Cova da Ira, cerca de Fátima en Portugal. Los niños se llamaban Lucía, Jacinta y Francisco los cuales hicieron la descripción de la aparición de”una luz más brillante que Sol» donde una mujer vestida de blanco, con un manto con bordes dorados y un rosario entre las manos les advirtió de los malos pensamientos que estaban teniendo, ya que su intención era robar manzanas en un huerto cercano de camino a casa, también le pidió que volvieran a ese mismo lugar durante cinco meses el mismo día de mes, invitándoles a rezar el Rosario.

De vuelta a casa los niños se sentían desconcertados, no sabían si lo contarían a llegar a sus casas, pero decidieron hacerlo y ante la incredulidad de todos los vecinos y familiares contaron con todo detalle lo que les había ocurrido al regresar a casa después de una jornada de pastoreo, lo que más asombró a todos los que allí estaban presentes es el relato de Francisco quién aseguraba que la comunicación con aquella misteriosa mujer fué de una forma extraña, no hablaba, no la escuchaba, pero percibía sus mensajes perfectamente.

En cambio, los padres de Jacinta y Francisco les creyeron sabían que algo de verdad había dentro de los relatos de aquellos pequeños asustados.
Los niños acudieron a su cita durante los meses de Junio y Julio anunciando los mensajes recibidos,augurando la muerte de Jacinta y Francisco Marto a causa de la «gripe española». Francisco falleció el 4 de abril de 1919 y Jacinta trasladada a Lisboa, murió el 20 de febrero de 1920.

En los mensajes se invitaba al arrepentimiento, al perdón, y a la práctica de la oración, llevando a estos tres niños a llevar una vida basada en la religión. Realizando penitencias como la colocación de cordones en la cintura apretados según el tipo de comportamiento.

En posteriores retornos los niños fueron seguidos por miles de personas que se concentraban en el lugar. La Virgen María también habría pedido la construcción de una capilla en el lugar del actual santuario de Fátima.
Según los escritos de Lucía, la última aparición de la Virgen a los tres pastorcitos tuvo lugar el 13 de octubre de 1917, día en que se produjo el llamado «milagro del sol», presenciado por 70 000 personas.Fatima, Santuario, Portugal

El primer secreto era la muerte prematura de dos de los niños, y el segundo sobre el final de la Primera Guerra Mundial, el inicio de la Segunda y el fin del comunismo. El tercero se conoció durante el último viaje de Juan Pablo II a Fátima, el 13 de mayo de 2000, para beatificar a Jacinta y Francisco.Se predecía el asesinato de un “obispo vestido de blanco” mientras atravesaba una gran ciudad, en lo que la Iglesia considera una profecía del atentado sufrido por Juan Pablo II en 1981, cuando fue tiroteado por el terrorista turco Ali Agca.
Sheila Gutiérrez y Miguel Linares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *