LA ULTIMA VAMPIRA

LA ULTIMA VAMPIRA DE NUEVA DE NUEVA INGLATERRA

Un paseo a la luz de la luna llena por un cementerio, una bola de luz azulada que se acerca a una lápida donde yace el cuerpo con una de las historias de vampiros que conocemos, una figura espectral de una joven que camina llorando, todo esto es lo que cuentan numerosos testigos que una noche decidieron hacer una visita a este campo santo de Chestnut Hill ubicado en Exeter, Rhode Island.

Esa lápida que hemos nombrado pertenece a Mercy Lena Brown fallecida un 17 de Enero de 1892 a causa de la tuberculosis, enfermedad mortal que acabó con gran parte de los miembros de su familia, menos con el padre llamado George T.Brown que tuvo que soportar el dolor más grande posible. Primero falleció su esposa, más tarde una hija con tan solo 20 años y finalmente Mercy. Solo se salvó el único varón de los hijos, que a los primeros síntomas lo alejó a Colorado Spring donde sus aguas ricas en minerales le mejorarían la salud, pero todo este intento fue en vano ya que falleció poco tiempo después.

George T.Brown era el desolado padre de esta familia que no sólo debía de seguir su vida con la pena de haber perdido a casi toda su familia, sino que también tenía que escuchar como la gente del pueblo rumoreaba acerca de las extrañas para aquel entonces muertes, se hablaba de vampiros, de como se acercaban a las tumbas y esos cuerpos los hacían suyos. Finalmente no tuvo más remedio que hacer caso a estos rumores y tomó la dura decisión de exhumar los cadáveres de sus seres más queridos para poder cerciorarse de que allí seguían y que nada ni nadie les habían perturbado su descanso.

Este hecho tan perturbador como desagradable se realizó un 18 de Marzo de 1892 junto a médicos y periodistas.
Al abrir esta tumba se pudo observar los cuerpos de la esposa y de su hija Mery Olive que habían sufrido la descomposición que correspondía al tiempo que llevaban fallecidas. Pero……¿qué ocurría con el cuerpo de Mercy Brawn?
Estaba intacto, como el primer día que allí su cuerpo sintió la oscuridad, las huellas de aquella terrible enfermedad habían desaparecido y se antojaba tan bella y hermosa como lo era en vida. El revuelo de aquellos que se encontraban allí fue enorme, aguardaron a que el Sol se escondiera, dando paso a la temible oscuridad, la amada noche donde las criaturas más horribles toman vida y comenten hechos atroces.

Este momento llegó y los ojos de aquella hermosa muchacha se abrieron ,pero no eran los de siempre, les faltaba esa chispa de vida que antes los caracterizaba.
Lo que ocurrió a continuación fue una escena dantesca donde el corazón se le arrancó de la manera más violenta posible, su cuerpo fue quemado y reducido a cenizas y todo esto en presencia del abatido padre al que sólo le quedaba la esperanza de salvar a su único hijo al que le obligaron a beber un extraño brebaje realizado con agua,y las cenizas del cuerpo mutilado de su querida hermana, sin éxito ya que la muerte también se cebó con el joven.

Esta historia ha sido contada a lo largo de los años, incluso llegando a nuestros tiempos siendo una de las tumbas más visitadas, y lamentablemente profanada en varias ocasiones, pero lo más llamativo es que incluso Bram Stoker en un viaje a Estados Unidos conoció a fondo la historia, la cual algunos suponen que estos hechos le sirvieron de inspiración para su famosa novela Drácula publicada en 1897.
El escritor de Providence Howard Phillips Lovecraft también hace reseñas de esta triste pero maravillosa historia en su relato “The Shunned House”.

SHEILA GUTIÉRREZ Y MIGUEL ANGEL LINARES

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *